791 Views0

Las enfermedades autoinmunes son cada vez más frecuentes…

Las enfermedades autoinmunes son cada vez más frecuentes y es probable que alguien de tu entorno, alguien cercano o tú mismo tengas una. Algunas son muy conocidas: lupus, cirrosis biliar primaria, hepatitis autoinmune, enfermedad de chron, artritis, piel atópica, tiroiditis autoinmune…

Estas enfermedades crónicas suelen cursar con dolor e inflamación, y otras imposibilitan realizar las actividades diarias de manera óptima. Además, a esto hay que añadir que en algunos casos, los efectos adversos derivados de la medicación, la cual es necesaria para tratar los síntomas, son grandes, por ello muchas veces podemos buscar ayuda dentro de la medicina funcional y utilizar en la medida de lo posible fitoterapia científica y la suplementación natural que nos ayuden a disminuir estos efectos negativos y a mejorar los síntomas.

Algunos de los síntomas de enfermedades autoinmunes son: dolor muscular, dolor articular, debilidad, palpitaciones, insomnio, pérdida de peso, erupciones, ronchas, sensibilidad al sol, dificultad de concentración, aumento de peso, intolerancia al frío, pérdida de cabello, sensación de cansancio, dolor de estómago, diarrea…

A nivel científico no podemos aún responder a la pregunta de cual es la causa de estas enfermedades, pero sí se sabe que hay un cierto componente genético y que se dan en varios miembros de la misma familia.

El tratamiento actual es con AINES, esteroides, medicamentos tiroideos, metrotexato, ciclosporina azatioprina, mesalazina … pero todos ellos tiene efectos secundarios, unos más graves que otros.

Desde hace años en EEUU y otros países de América el tratamiento con medicina funcional es muy efectivo en este tipo de patologías y después de unos años de su utilización en pacientes con múltiples enfermedades autoinmunes, se han visto resultados muy positivos con una importante mejoría en el estado de salud y la calidad de vida.

Existen factores que pueden hacer que el sistema inmunitario se mantenga en estado de alerta lo que llevará a una inflamación crónica que a su vez aumentará el riesgo de enfermedad autoinmune. Entre estos factores están el intestino permeable, por lo que es esencial tener una buena salud intestinal, la exposición a agentes tóxicos, infecciones frecuentes, sensibilidad alimentaria no tratada, exceso de estrés, una alimentación deficiente, falta de actividad…

La medicina funcional ayudará a ver las causas subyacentes a la enfermedad y los desequilibrios que causan enfermedades crónicas, entre las que están las autoinmunes.

Con un buen plan de reequilibrio se pueden ver grandes mejorías. Es necesario hacer cambios en el estilo de vida para que el sistema inmunológico se normalice y así pueda conseguir una homeostasis sistémica y volver a equilibrar el organismo, pero aquí surge la gran pregunta: ¿CÓMO LO HAGO?

En cualquier enfermedad autoinmune es necesario un plan nutricional adecuado a cada patología y como en muchos casos una misma persona tiene más de una enfermedad autoinmune, es necesario que el plan dietético sea personalizado según las necesidades concretas. Además, es necesario ver en qué fase está la enfermedad, si hay un brote, una crisis, e ir adecuando la nutrición al estado.

Es necesario un plan nutricional con asesoramiento experto en estas patologías, que entienda sus síntomas y que además sea especialista en farmacología. Es imprescindible saber cómo actúa la medicación que se toman en cada enfermedad con el objetivo de poder recomendar los suplementos que puede tomar el paciente para que no interfieran con su medicación y que le ayuden a mejorar siendo lo más recomendable. El uso de fitoterapia y suplementación adecuada es muy importante, ya que los suplementos bien utilizados ayudan mucho al sistema inmunológico y si no son los correctos o no se toman en la concentración adecuada, pueden hacer mucho daño y empeorar su estado o traer nuevo problemas.

Se necesita un plan de actividad física que tiene que ser pautado por un experto en actividad  de recuperación funcional puesto que hay que hacer un estudio de la forma física y ver qué tipo de ejercicio es adecuado y recomendable de forma individual.

También es necesario tener una buena gestión de las emociones. A veces estas enfermedades pueden llevar asociadas grandes niveles de estrés o ansiedad y hay que saber convivir con ellas, por lo que es necesario un asesoramiento experto en desarrollo personal  que nos ayude a gestionar lo que sucede.

En una situación como ésta, lo que mejor funciona es un plan de salud integral, un equipo de expertos que trabajen en conjunto para mejorar la vida del paciente, y que le enseñen lo que debe hacer para que sea el propio paciente el que después continúe con su tratamiento.

Si padece alguna enfermedad autoinmune es un buen momento para probar los beneficios que le aportará la medicina funcional.

 

Abi García
Farmacéutica especialista en Nutrición y Salud
Directora de ABISANE
A Coruña, España
Lunes-Viernes: 10:00-18:00

Suscríbete al Boletín

Suscríbete a nuestro Boletín y recibe las últimas noticias.